Menu
Ausencia de ambulancia que transporta cadáveres, crea problemas con familiares de victimas

Ausencia de ambulancia que transpor…

Ayer se volvió a sen...

Hoyo fue reparado por fundación.

Hoyo fue reparado por fundación.

El presidente de Fud...

Las Colinas, asentamiento cargado de miseria.

Las Colinas, asentamiento cargado d…

El barrio Las Colina...

Senadores aumentan  patrimonio.

Senadores aumentan patrimonio.

El 50 por ciento de ...

ADP inicia mañana semana aniversario

ADP inicia mañana semana aniversari…

El comité ejecutivo ...

Masalles oficiara acto de consagración capilla en Villa Fundación

Masalles oficiara acto de consagrac…

Mañana la familia ca...

En barrio Washington Lithgow exigen reparación de avería

En barrio Washington Lithgow exigen…

Desde hace varias se...

Salud pública llama a ciudadanos ingerir suficientes líquidos por ola de calor

Salud pública llama a ciudadanos in…

Hoy inicia el verano...

La jornada de vacuna contra VPH continua en centros de salud

La jornada de vacuna contra VPH con…

El director provinci...

Prev Next
Mi Revista

La tarea que nos convoca..!! Featured

Nos quejamos, pegamos el grito al cielo y hasta clamamos por la intervención divina cuando sentimos  los embates de la madre naturaleza.  Sin embargo, los estragos causados por fenómenos naturales, siempre serán mínimos, en comparación con los daños provocados por el hombre. Y es que la voracidad humana amenaza con devastar zonas productivas, agotando  manantiales y, por consiguiente, poniendo en riesgo  la flora y fauna que garantiza el equilibrio del medio ambiente.

Ese ha sido el mal del siglo: Los depredadores, junto a sus aliados, que son las autoridades y funcionarios al servicio del Estado, tienen la ventaja de contar con el aval para alterar el ecosistema, causando daños irreparables. Y destruyen nuestros ríos, talan millones de árboles,  queman las montañas y muchos callan. Esa es la peor contribución en la lucha por el cuidado y preservación de los recursos naturales: el silencio cómplice de los ciudadanos.

Ahora que las autoridades del Ministerio de Medio Ambiente, de la hermana provincia de San Cristóbal, en una incursión relámpago incautaron unos 16 camiones y equipos que eran utilizados para sacar  arena en el río Nizao, clamamos por medidas serias y responsables para quienes están acabando con ese acuífero. Pero más que eso, rogamos a Dios para que no intervenga la mano piadosa de esos políticos amigos de los depredadores.

Este clamor no es fortuito, lo hacemos bajo el convencimiento de que estamos cada vez más solos en esta lucha, ya que las autoridades, salvo algunas excepciones, se muestran indiferentes frente a las destrucciones que se registran y, para colmo, son pocos los ciudadanos que se interesan por preservar la naturaleza.

Recordamos que el presidente de la República, licenciado Danilo Medina, tras declarar el 2017 como año del Desarrollo Agroforestal, reiteró el compromiso de su gobierno con la recuperación de los bosques y manantiales que hemos perdido. De ahí que entendemos necesario articular un programa de reforestación que incluya la construcción de viveros con especies endémicas, cuidado y supervisión, ya que lo importante es asegurar lo plantado. Obviamente, debemos convertirnos en guardianes de nuestros recursos naturales.

Es oportuno reconocer el gesto enaltecedor de los empresarios que fueron favorecidos con el permiso de explotación de una grancera en el sector Palo Blanco, de Boca Canasta, quienes decidieron echar atrás el proyecto ante el rechazo encontrado. Ojalá que quienes cometieron el crimen de levantar sus manos por este y otros proyectos similares, entiendan el mensaje. El pueblo no puede esperar que las soluciones caigan del cielo, la tarea es provocar que lleguen con el esfuerzo de todos.

 

Modificado por última vez: Viernes, 19 Mayo 2017 17:46
back to top
Info for bonus Review William Hill here.