Menu
Delegación europea se interesa en conocer funcionamiento Ayuntamiento Municipal

Delegación europea se interesa en c…

La delegación Unión ...

Infante muere a causa de broncoaspiración alimenticia

Infante muere a causa de broncoaspi…

Una niña recién naci...

Comunitarios de Las Barías exigen camiones explotan loma de arroyo Cano, transiten por berma del canal

Comunitarios de Las Barías exigen c…

Representativos del ...

El tribunal de la Atención Permanente conocería  hoy  solicitudes  medidas de coerción

El tribunal de la Atención Permanen…

El tribunal de la At...

Grupos populares de la zona norte se movilizan por reclamo de agua potable

Grupos populares de la zona norte s…

Los grupos de asocia...

Recluso denuncia maltrato

Recluso denuncia maltrato

Circula por las rede...

Asaltante hiere a comerciante en pleno atraco en Las Marías

Asaltante hiere a comerciante en pl…

Un presunto delincue...

Directora de unidad de atención a víctimas, llama a ser vigilante de conductas de hijas

Directora de unidad de atención a v…

La magistrada de la ...

Soella reconstruye puente

Soella reconstruye puente

Los transeúntes por ...

Prev Next
Mi Revista

Mensajes que hacen la diferencia... Featured

Cada vez son más las voces que se levantan en demanda de respeto a la Constitución y las leyes. Son esas mismas voces las que se pronuncian en contra de la aprobación de nuevas leyes, bajo el argumento de que contamos con las normativas jurídicas necesarias para alcanzar una sana convivencia. Es decir, lo que falta es afianzar la cultura democrática entre los ciudadanos, cultivando los principios y valores propios del mundo civilizado.

 

Para qué pedir a nuestros legisladores la aprobación de leyes que nadie cumple, leyes que sirven de modelo en países donde las autoridades y los ciudadanos tienen conciencia del rol que deben jugar en la sociedad, leyes que se aplican arriba y abajo sin recurrir a la generosidad de políticos que se constituyen en dioses terrenales en capacidad de redimir las culpas de quienes delinquen. Y así andamos como barco a la deriva, sintiendo que contamos con un ordenamiento jurídico institucional moderno, pero pocas veces respetado por los ciudadanos.

Ahora que apreciamos un despertar de la conciencia ciudadana, donde trasciende como faro enaltecedor, el ejemplo de Moca, donde la acción valiente y decidida de cientos de ciudadanos, impidió que fuera encarcelado el señor Juan Compres, uno de los Peregrinos, abanderados del llamado movimiento verde. De no haber sido por la mano diestra de quien grabó el momento en que un miembro de la Policía Nacional le colocaba drogas para acusarlo del delito de narcotráfico, hoy Guanchy Compres estaría injustamente tras las rejas. Sin embargo, la historia culminó evidenciando el oscuro proceder de la institución policial.

A partir de lo ocurrido, más las historias que conocemos, entendemos que esto  acentúa la falta de credibilidad en la Policía Nacional, una institución que desde su génesis, pasa por el filo del cuestionamiento. Ante esa realidad, nosotros preguntamos: cómo no creer las versiones de miles de ciudadanos que aseguran fueron víctimas de las autoridades policiales, colocando drogas y armas como supuestas pruebas del delito? La verdad es que el Estado dominicano está obligado a diseñar un plan destinado a elevar la imagen de la institución policial, un plan que devuelva la credibilidad y confianza a los ciudadanos, ya que al ritmo que vamos de nada servirá implementar la reforma policial para seguir con el mismo personal acostumbrado a las malas artes.  

Reconocemos los buenos ejemplos que se ponen de manifiesto en la cotidianidad, donde resaltan miembros de la Policía Nacional que exhiben un comportamiento digno. Sin embargo, el ruido de los malos agentes arrastra a toda la institución, para desgracia de los buenos.

 

back to top
Info for bonus Review William Hill here.